Etapa 4 Borres-Berducedo

Etapa 4 Borres-Berducedo

Si el parte meteorológico lo permite vale la pena hacer la Ruta de Hospitales, primero porque es aproximadamente un par de kilometros más corto. Segundo porque la panorámica y el paisaje de este tramo es incleiblemente espectacular y tercero porque la subida hasta Puerto Palo es más moderada. Con intensa niebla, lluvia o fuerte viento no es recomendable hacer esta variante del camino, más que nada porque no se aprecia la belleza del recorrido y no se disfruta del todo, a parte de que la etapa se puede hacer bastante dura. El tramo no cuenta con ningún servicio como bar o fuente hasta bien pasado los 22 km y llegar a Lago, así que es mejor llenar la cantimplora y llevar algo más de agua, alguna barrita energética o incluso fruta. Eso si, el camino se encuentra perfectamente señalizado y cada pocos metros nos encontramos flechas amarillas y mojones, así que es casi imposible perderse.

Al poco más del primer kilometro se encuentra el desvió para continuar hacia Puerto Palo o dirigirse por la Ruta de Hospitales, llamada así por los tres antiguos hospitales que se levantaron allí y que actualmente solo quedan las ruinas. Si se es suficientemente valiente y no os encontráis solos no dudaréis en tomar la ruta de los verdaderos peregrinos. El camino empieza con una subida moderada hasta las ruinas del primer hospital de Paradiella, por el camino una puerta de hierro nos advierte de animales sueltos que más adelante van apareciendo y hace del camino una verdadera gozada. A medida que se sube se aprecia la belleza del lugar y cualquier esfuerzo es recompensado por lo que estan viendo tus ojos. Hay partes de la ruta que transcurre por algo similar a un desfiladero, que en caso de tormenta puedes ser un para-rayos humano porque no hay nada para resguardarse.

De repente se observan varios caballos salvajes corriendo ladera abajo y alguna que otra vaca que se interpone en el camino, normalmente no hacen nada, pero hay que vigilar por si alguna arranca a correr. Siguiendo el ascenso aparecen las ruinas de los dos hospitales restantes y se llega al Alto de la Marta a 1105 metros de altitud, sitio perfecto para hacer una parada.

Ya quedan pocos quilometros para llegar a Puerto Palo y empezar a descender, hay que tener cuidado con este descenso porque hay bastante desnivel y el terreno tiene bastantes piedras que nos pueden dificultar la bajada. Después el camino pasa a través de Montefurado, una localidad preciosa de casas de piedra donde habita tan solo una persona. Y a continuación se llega a Lago, donde hay un bar y se puede descansar durante unos minutos después de los kilometros que se han dejado atrás.

Tan solo quedan 4 km para llegar a Berducedo y el recorrido es bastante plano, además se atraviesa un pinar espectacular para acabar de convencer al peregrino por si no había quedado suficientemente satisfecho con la etapa y no había cumplido con sus expectativas.

Berducedo cuenta con todos los servicios, incluso con una consulta médica por si se necesita alguna cura profesional de ampollas o se sufre de alguna molestia muscular.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial